Tierras peinadas. Combed land.

La magia fotográfica del paisaje está en la campiña sur sevillana.  Tierras de El Coronil, de Morón, de Aguadulce o de Pruna. Colores tostados, verdes, ocres, morados, amarillos..colores tierra.

Los tonos van cambiando a lo largo de las estaciones de acuerdo a la evolución de los cultivos realizados allí.  En invierno, la mano del hombre desbroza, acicala y peina la tierra; más tarde llegan los verdes trigales, después los amarillos girasoles y los pálidos ocres del trigo en verano.  Lomas, curvas, ondas de tierra limpia.

Fotográficamente esta comarca no tiene nada que envidiar a La Toscana italiana o a Moravia; sin duda, aquí es más “cómodo” y mas agradecido de fotografiar.  Es mucho más fácil evitar una casa, una torreta eléctrica, una valla o un montón de piedras acumuladas.  Aquí es sencillo olvidarse de las cicatrices de la civilización

Este paisaje es más limpio, más simple.  Sin duda es una joya paisajista del Sur de España.


The photographic magic of the landscape is in the countryside in the south of Seville: El Coronil,  Moron, Aguadulce or Pruna. Sun-toasted, green, ocher, purple, yellow colours ..the colours of the land.

The shades are changing throughout the seasons according to the evolution of the crops that grow there. In winter, the hands of the man, clear, groom and comb the soil; later the green wheat fields appear, then yellow sunflowers and pale ocher wheat in summer. Hills, curves, waves of clean soil.

Photographically speaking, this region no longer has anything to envy of the Italian Tuscany or Moravia; certainly, this is more "comfortable" and moregrateful to photograph. It is much easier to keep clear of a house, an electrical turret, a fence or piles of stones. Here it is easy to forgetthe scars of civilization.

This landscape is cleaner, simpler. It is certainly a landscape gem in  Southern Spain.